'Black Wall Street' antes, durante y después de la masacre de la carrera de Tulsa: FOTOS

'Black Wall Street' antes, durante y después de la masacre de la carrera de Tulsa: FOTOS



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A principios del siglo XX, los afroamericanos fundaron y desarrollaron el distrito de Greenwood en Tulsa, Oklahoma. Construida sobre lo que antes había sido territorio indio, la comunidad creció y floreció como una meca económica y cultural negra, hasta el 31 de mayo de 1921.

Fue entonces cuando una turba blanca comenzó a arrasar unas 35 cuadras, diezmando la comunidad conocida con orgullo como "Black Wall Street". Alborotadores armados, muchos de ellos delegados por la policía local, saquearon e incendiaron negocios, casas, escuelas, iglesias, un hospital, hotel, biblioteca pública, oficinas de periódicos y más. Si bien el número oficial de muertos por la masacre racial de Tulsa fue de 36, los historiadores estiman que pudo haber sido tan alto como 300. Hasta 10,000 personas se quedaron sin hogar.

El incidente se erige como uno de los actos de violencia racial y terrorismo doméstico más horribles jamás cometidos en suelo estadounidense.

MIRA: El episodio completo de Tulsa Burning: The 1921 Race Massacre en línea ahora.

En mayo de 2021, 100 años después de la masacre, Viola Fletcher, de 107 años, testificó ante el Congreso: “El 31 de mayo del 21, me acosté en la casa de mi familia en Greenwood”, relató. dormir en esa noche era rico, no solo en términos de riqueza, sino también en cultura ... y herencia. Mi familia tenía una hermosa casa. Teníamos excelentes vecinos. Yo tenía amigos con quienes jugar. Me sentía segura. Tenía todo lo que un niño podía necesidad. Tenía un futuro brillante ".

Luego, dijo, vino el alboroto asesino, todavía vivo en su mente 100 años después: “Todavía veo hombres negros recibiendo disparos, cuerpos negros tirados en la calle. Todavía huelo a humo y veo fuego. Todavía veo que se están quemando negocios negros. Todavía escucho aviones volando por encima. Escucho los gritos ".

A continuación, una selección de fotos que muestran a Greenwood antes, durante y después de la tragedia:

North Greenwood Avenue en Tulsa (arriba), antes de la masacre racial de Tulsa de 1921, era una vía principal del distrito comercial de Greenwood. Esta fotografía fue tomada mirando hacia el norte por la avenida de East Archer Street. Entre las leyes de segregación que impedían a los residentes negros comprar en vecindarios blancos y el deseo de mantener el dinero circulando en su propia comunidad, los residentes de Greenwood canalizaron colectivamente su dinero en efectivo hacia los negocios negros locales. Greenwood se convirtió en una comunidad robusta y autosuficiente, que contaba con peluquerías y salones, tiendas de ropa, joyerías, restaurantes, tabernas y salones de billar, cines y tiendas de comestibles, así como oficinas para médicos, dentistas y abogados.

LEER MÁS: 9 emprendedores que ayudaron a construir 'Black Wall Street'







Greenwood: el Wall Street negro de Tulsa

En el momento de la masacre, Greenwood era considerado por muchos como el enclave negro más rico de la nación. Como muestran las siete fotos de arriba, No era raro ver a sus residentes vestidos con estilo.. Algunos presumían de nuevos automóviles de lujo.

LEER MÁS: El 'Black Wall Street' de Tulsa floreció como un centro autónomo a principios del siglo XX

El incidente comenzó en la mañana del 30 de mayo de 1921, después de que un joven negro llamado Dick Rowland, que trabajaba lustrando zapatos, subiera al ascensor del edificio Drexel de Tulsa para usar uno de los pocos baños públicos separados disponibles en el centro. Después de que la operadora del ascensor gritó, Rowland huyó del ascensor y rápidamente se difundieron rumores de una presunta agresión sexual. Al día siguiente, fue arrestado, lo que provocó un enfrentamiento armado fuera del juzgado entre una creciente multitud de blancos y hombres negros que esperaban defender a Rowland de un linchamiento. A medida que las cosas se calentaron y se hicieron disparos, los afroamericanos, ampliamente superados en número, se retiraron al distrito de Greenwood. El grupo blanco lo siguió y, a medida que avanzaba la noche, estalló la violencia.

Durante esa noche y hasta el 1 de junio, gran parte de Greenwood se convirtió en envuelto en ondulantes humo oscuro, mientras los miembros de la turba iban de casa en casa y de tienda en tienda, saqueando y luego incendiando edificios. En ocasiones, los residentes que huían eran abatidos en las calles. Muchos sobrevivientes informan que los aviones vuelan a baja altura, algunos con lluvia de balas o inflamables.

LEER MÁS: ¿Qué papel jugaron los aviones en la masacre de la carrera de Tulsa?

Entre los muchos edificios saqueados e incendiados por la turba blanca estaba la Iglesia Bautista Mount Sion, arriba, una impresionante estructura de ladrillos que había abierto sus puertas menos de dos meses antes. Fue una de las numerosas casas de culto destruidas en la masacre.

La esquina este de Greenwood Avenue y East Archer Street, el epicentro de "Black Wall Street", se muestra arriba, en las primeras secuelas del ataque. Entre los hitos de la vía que quedaron en ruinas humeantes se encontraban el Stradford Hotel y el Dreamland Theatre.

Al mediodía del 1 de junio, el gobernador de Oklahoma, Robertson, declaró la ley marcial y envió a la Guardia Nacional de Oklahoma. Los funcionarios arrestaron y detuvieron a miles de habitantes de Tulsa, llevándolos al centro de convenciones y al recinto ferial local. Encima, la vista trasera de un camión que transportaba a personas negras a su detención.

Tropas de la Guardia Nacional que llevan rifles con bayonetas escoltan a hombres negros desarmados hasta la detención, encima.

Arriba, se muestra un camión llevando soldados y hombres negros durante la masacre racial de Tulsa. Los funcionarios detuvieron a los residentes negros de Greenwood, considerándolos como la principal amenaza para la ley y el orden, en lugar de cualquier miembro de la mafia blanca que hubiera asesinado y saqueado. De hecho, durante las décadas posteriores, el incidente se caracterizó erróneamente como un "motín racial", lo que implica que había sido instigado por la comunidad negra. Nadie tuvo que rendir cuentas por la destrucción o la pérdida de vidas.

ESCUCHA: "Blindspot: Tulsa Burning" de The HISTORY® Channel y WNYC Studios

Después de ser acorralado bajo la ley marcial, Los residentes traumatizados de Greenwood fueron mantenidos bajo vigilancia armada, algunos durante horas, otros durante días. Para ser lanzado, Negro Los habitantes de Tulsa tenían que ser avalados por un empleador o un ciudadano blanco.

En el hospital de la Cruz Roja Americana de Tulsa, víctimas de la masacre se muestran todavía recuperándose de las lesiones meses después. Más de 800 personas fueron tratadas por lesiones.

Según el informe de la Tulsa Race Riot Commission de 2001, la revisión más completa de la masacre, en el año posterior a los ataques, los residentes de Tulsa presentaron reclamos relacionados con disturbios contra la ciudad valorados en más de $ 1.8 millones de dólares. Pero la comisión de la ciudad, al igual que las compañías de seguros, negó la mayoría de los reclamos, con una excepción cuando el dueño de un negocio blanco recibió una compensación por las armas que le habían quitado de su tienda. Encima, Los negros de Tulsa salvaron lo que pudieron de sus hogares y negocios quemados y comenzaron a reconstruir por su cuenta.

Noviembre de 1921: con millones en daños a la propiedad y sin ayuda de la ciudad, el No obstante, la reconstrucción de Greenwood comenzó casi de inmediato.

Muchos residentes negros de Tulsa huyeron de la ciudad y nunca regresaron. Pero muchos se quedaron y empezaron desde cero, algunos alojados en tiendas de campaña de la Cruz Roja. hasta que pudieran reconstruir sus casas y, más tarde, lugares emblemáticos de la comunidad como el Dreamland Theatre. En 2001, el informe de la Tulsa Race Riot Commission recomendó que se pagara una reparación a los sobrevivientes, calificándolo de "obligación moral". Continúa la búsqueda de la restitución.


Regresando a Black Wall Street: Descendiente de la masacre de Tulsa Race continúa el legado familiar a través de la cafetería

El espíritu emprendedor de su familia lo trajo de regreso.

Dwight, de 57 años, es propietario de un negocio de tercera generación en el histórico distrito Greenwood de Tulsa, Oklahoma. Greenwood fue una vez el hogar de un próspero distrito de negocios negro conocido hoy como Black Wall Street. En 1921, turbas blancas atacaron a sus residentes, hogares y negocios durante la Masacre de Tulsa Race.

El abuelo de Dwight, Joseph Eaton, trabajó en una fábrica y cortó el pelo en Greenwood en los años previos a la masacre.

“[Mi abuelo] habló sobre eso, si puedo recordar, probablemente dos, no más de tres veces”, dijo Dwight. “Dijo que fue muy traumático, ya sabes. Perdió bastantes amigos en la masacre durante ese tiempo. Y fue un momento difícil y aterrador ".

Dwight dijo que sentía que el sentido de vergüenza de la comunidad estaba arraigado en el sentimiento de que los residentes de Greenwood podrían haber hecho más para salvarse a sí mismos, aunque la realidad de el ataque altamente orquestado dejó poco espacio para una respuesta igualada.

“Sintieron que hablar de eso podría provocar algo más negativo en la comunidad, que podría volver a suceder”.

A pesar de vivir uno de los episodios de violencia racial más mortíferos del país, los sueños de Joseph Eaton de ser dueño de un negocio nunca flaquearon: una vez que Greenwood fue reconstruido en la década de 1930, abrió su propia barbería. Su hijo, el padre de Dwight, heredó más tarde el negocio, que sirvió como centro organizativo para la comunidad de Greenwood.

Vivir a la sombra de la masacre dejó su precio entre los ciudadanos negros de Tulsa. Tulsa siguió siendo una ciudad profundamente dividida. Al crecer en el norte de Tulsa durante las décadas de 1960 y 1970, Dwight recuerda varios incidentes de violencia racial y prejuicios que se han quedado con él a lo largo de los años. Un incidente en particular ocurrió cuando tenía solo 8 años.

En el verano de 1971, Dwight, su primo y su hermano bajaron a la pista de patinaje local y a la bolera, que habían cerrado aproximadamente un año antes. Los niños habían escuchado un rumor de que la pista estaba regalando sus patines, así que caminaron alrededor del edificio y probaron las puertas, pero estaban cerradas.

“He aquí, la policía acaba de detenerse”, dijo Dwight. “Saben, niños, teníamos miedo. Así que corrimos. Y, por supuesto, teniendo 8 años, no podía correr demasiado rápido ".

La policía alcanzó a los niños, los arrestó y los llevó a la cárcel. A los niños se les tomaron las huellas dactilares, se les tomaron fotos policiales y se llamó a sus padres para que fueran a recogerlos. Dwight pensó que la policía estaba usando una "técnica de miedo". Pero no era una técnica: la policía había arrestado a Dwight, de 8 años, por hurto mayor. Dijo que el arresto aún permanece en su registro.

“Nada fue robado en absoluto”, dijo Dwight. “Simplemente miramos a nuestro alrededor, tiramos un poco [de las puertas]. Podría [haber] estado invadiendo, pero definitivamente no hubo hurto mayor ".

Dwight dijo que también enfrentó abusos en la escuela: estudiantes blancos lo saltaron, un maestro lo pateó y lo llamó la palabra N. Una vez que Dwight se graduó de la escuela secundaria en 1981, dijo que era hora de dejar atrás la ciudad.

Todos estos momentos traumáticos lo llevaron a preguntarse: ¿Hay futuro aquí?

"Quiero decir, realmente no lo sabía porque no había estado en ningún otro lugar", dijo Dwight. “Sin embargo, esas cosas, te sacuden, te roen, que quieres escapar de cosas como esta. ... Una vez que me gradué, quería ver en otro lugar ".

Dwight se despidió de Tulsa y nunca miró hacia atrás, hasta el año pasado, cuando su socio comercial de toda la vida, Guy Troupe, se mudó allí. La familia del ex jugador de la NFL también tiene raíces en Greenwood.

Dwight regresó a la ciudad en la que sus antepasados ​​construyeron sus sueños y abrió una cafetería. El legado de su abuelo, dijo, sigue vivo.

"Ser propietario de Black Wall Street Liquid Lounge, bueno, es solo una especie de manifestación del linaje familiar", dijo. "Simplemente decidimos que, oye, esto es algo que podríamos volver a poner en el lugar, en el espacio, para renovar la visión de los pioneros originales de Black Wall Street".

Aunque la cafetería se encuentra en el nivel inferior de un complejo de apartamentos, Dwight dijo que rara vez ve a los residentes, que en general son blancos, en el Liquid Lounge. Todas las mañanas, observa a los posibles clientes pasar por delante de su negocio.

Dwight aboga por que la comunidad negra se mantenga a sí misma y a otros negocios culturales, pero dijo que Liquid Lounge, porque honra específicamente la cultura negra, no recibe la misma consideración.

"Black Wall Street es una marca étnica", dijo Dwight. “Otras culturas no tienen ningún problema en ser aceptadas. Comida china, comida mexicana, comida italiana, bares irlandeses, etcétera. Si nos identificamos con nuestra cultura, es negativo ".

Defender a la comunidad de Greenwood es una forma de llevar la antorcha de su abuelo. Dwight dijo que no se disculpa de que la cultura de la cafetería honre la negritud y el resurgimiento de Black Wall Street. En última instancia, dijo, ser propietario de un negocio negro, especialmente en Tulsa, se trata de saber cómo superar los desafíos.

“Tengo experiencia en deportes, jugaba al fútbol. Entonces, la adversidad es el núcleo de ese deporte en particular ”, dijo Dwight. “Así que te derriban para volver a levantarte. Te derriban, te levantas. Así que aprendí a través de esa transición que siempre tengo que estar preparado. Siempre tengo que pensar tres o cuatro pasos por delante. Porque inicialmente, sé que me derribarán dos, o tal vez tres, para estar un paso por delante ".

Beth Wallis informó y produjo esta historia como parte de Next Generation Radio de NPR, presentada por la Escuela de Medios y Comunicaciones Estratégicas de la Universidad Estatal de Oklahoma y KOSU.


Violencia y devastación

En la primavera de 1921, las tensiones raciales aumentaban en la ciudad altamente segregada. El 30 de mayo, un hombre negro de 19 años llamado Dick Rowland entró en un ascensor en el edificio Drexel, ubicado en South Main Street en el centro de Tulsa. La joven ascensorista blanca, Sarah Page, gritó por razones desconocidas (la explicación más común es que le pisó el pie o tropezó). Rowland huyó de la escena.

Al día siguiente, el Tribuna de Tulsa publicó un artículo titulado "Nab Negro por atacar a una chica en un ascensor" y un editorial, "To Lynch Negro Tonight". Rowland fue arrestado y llevado al juzgado para ser juzgado. Esa noche, una multitud enfurecida de blancos se reunió donde Rowland estaba detenido.


& # x27El silencio está en capas & # x27

Los funcionarios de la ciudad de Tulsa no solo encubrieron el baño de sangre, sino que también cambiaron deliberadamente la narrativa de la masacre llamándola un `` tiroteo '' y culpando a la comunidad negra por lo que sucedió, según Alicia Odewale, arqueóloga de la Universidad de Tulsa.

La masacre tampoco fue discutida públicamente en la comunidad afroamericana durante mucho tiempo. Primero por miedo: si sucedió una vez, puede volver a suceder.

"Están viendo a los perpetradores caminando libremente por las calles", dijo Odewale. "Estás en Jim Crow South, y en este momento están sucediendo terrores raciales en todo el país. Se están protegiendo a sí mismos por una razón.

Además, esto se convirtió en un evento tan traumático para los sobrevivientes y, al igual que los sobrevivientes del Holocausto y los veteranos de la Segunda Guerra Mundial, muchos de ellos no querían cargar a sus hijos y nietos con estos horribles recuerdos.

Ellsworth dijo que sabe de descendientes de sobrevivientes de la masacre que no se enteraron hasta que tenían entre 40 y 50 años.

"El silencio se superpone al igual que el trauma", dijo Odewale. "El trauma histórico es real y ese trauma persiste especialmente porque no hay justicia, no hay responsabilidad, no hay reparación o compensación monetaria".


Las imágenes cuentan la historia

Al contar la historia de Mount Zion, Cole señaló numerosas imágenes que adornan los pasillos del edificio de la iglesia actual en 419 N Elgin Ave.

Las imágenes ayudaron a contar la historia de una congregación que estaba bastante emocionada cuando los miembros de la iglesia entraron a su nuevo edificio en la primavera de 1921. Cole dijo que el costo estimado del proyecto de construcción era de $ 92,000 y mdash una fortuna en ese entonces.

"Cuando empiezas a hablar del valor en dólares de $ 92,000 en un edificio, estamos hablando de una suma tremenda en 1921", dijo.

Una imagen del majestuoso edificio del Monte Sión en el momento de su finalización se yuxtapone con una serie de fotos que muestran la estructura en llamas, con columnas de humo negro disparándose hacia el cielo durante la masacre. Otra foto muestra a varias personas mirando el caparazón quemado del edificio. Cole dijo que todo lo que quedó después del incendio fue el sótano del edificio.

Cole dijo que en un momento, se difundió una mentira de que se estaban almacenando municiones en el edificio de la iglesia. Dijo que esto preocupaba a Whitacker, pero la falsedad persistía.

"La devastación de solo poder adorar en esa instalación durante un par de meses, solo para ver que la instalación se convierte en humo. Cuando miras la foto de la iglesia mientras estaba en llamas, lo que notarás es que parece como si la gente en el vecindario que lo está viendo estuviera en estado de shock. No pueden creer en la realidad lo que está sucediendo ", dijo Cole.

Al igual que los residentes de Black Wall Street cuyas casas fueron destruidas durante la masacre, Mount Zion se enfrentó a la devastadora noticia de que la compañía de seguros que aseguró la propiedad de la iglesia no pagaría ninguna reclamación por daños. Cole dijo que la iglesia debía alrededor de $ 50,000 por el edificio en ese momento.

"Cuando regresaron y rediseñaron la iglesia, el impulso fue fuerte. El problema en la póliza de seguro fue que ellos (la compañía de seguros) no cumplieron con la póliza porque sería nula si ocurría un 'motín'", dijo Cole. "Por eso creemos que se quedaron con la palabra 'disturbios'".

Cole dijo que este giro de los acontecimientos "abrió la puerta al miedo, abrió la puerta a la depresión, todo al mismo tiempo".

Pero Whitacker aún no estaba dispuesto a rendirse.

Se dirigió a un hombre de negocios judío comprensivo que accedió a donar la madera para reconstruir la iglesia. Según los registros de Mount Zion, el empresario y el predicador no pusieron su acuerdo por escrito, y el trato fracasó cuando el empresario murió antes de que pudiera comenzar la construcción de un nuevo edificio de la iglesia.

Cole dijo que Whitacker se sintió abatido en ese momento, y tal vez fue en ese momento cuando se tomó una fotografía del ministro parado en una fila de comida.

Cole señaló la imagen durante una gira reciente por Mount Zion. Dijo una mirada a la tristeza en los ojos de Whitacker y la caída abatida de los hombros del predicador, y no fue difícil imaginar lo desanimado que estaba.

"Se puede ver que era un hombre bien vestido, pero su semblante había decaído de tal manera. Por supuesto, se mantuvo en una mentalidad tan traumática hasta que renunció porque se topó con tantos escollos, cosas que lo hicieron darse por vencido. ", Dijo Cole.

Dijo que Whitacker se había desanimado como muchos de los habitantes de Tulsa Negros que sobrevivieron a la masacre.

El predicador había tratado valientemente de unir a los miembros de su iglesia sobrevivientes inmediatamente después de la masacre. Sin embargo, Cole dijo que los sobrevivientes de la masacre habían quedado en la indigencia, afligidos y temerosos, por lo que no fue sorprendente que Whitacker y muchos de los miembros de su iglesia se desmoralizaran.

El edificio de la iglesia permaneció dormido en ruinas hasta 1937.

Fue entonces cuando la congregación restante llamó al Rev. J.H. Dotson como pastor.

Cole dijo que Dotson no era de Tulsa y que no había experimentado la devastación provocada por la destrucción de Black Wall Street.

Debido a esto, tenía una mentalidad diferente a la de su nueva congregación, dijo Cole. Una imagen en la pared de la iglesia actual muestra a un Dotson sonriente sosteniendo uno de los primeros ladrillos que se usarían en la reconstrucción del Monte Sión Bautista.

"Creo que en ese período de tiempo, el Señor tuvo que enviar a alguien del exterior que no estaba devastado por la masacre para dar esperanza a la gente que había sido traumatizada", dijo Cole.

Resulta que Dotson era un hombre con una misión.


Historia de Black Wall Street: la masacre de Tulsa

El fundador de Black Wall Street fue O.W. Gurley, un rico terrateniente afroamericano. En 1906, Gurley compró 40 acres de tierra en Tulsa, nombrándola Greenwood en honor a la ciudad de Mississippi, desde donde viajaron muchos de los nuevos colonos. Gurley tuvo la visión de "crear algo para los negros por parte de los negros".

Gurley comenzó construyendo una pensión para negros. A continuación, estableció un sistema en el que prestaba dinero a personas que querían iniciar un negocio. Comenzó a correr la voz de que Greenwood ofrecía oportunidades para los negros. Antiguos esclavos negros y aparceros negros que huían de la opresión se trasladaron a la región.

Pronto, otros empresarios negros exitosos comenzaron a mudarse a Greenwood. J.B. Stradford, un abogado e hijo de antiguos esclavos, construyó una serie de propiedades de alquiler y el famoso Stradford Hotel de 54 habitaciones en Greenwood Avenue. Gurley también construyó varias propiedades de alquiler, su propio hotel y una tienda de comestibles a la que suministró productos de su granja de 80 acres.

Otros prominentes dueños de negocios negros que se mudaron a Greenwood fueron John y Loula Williams, quienes construyeron el cine Dreamland Theatre de 750 asientos, y Andrew Smitherman, quien dirigió el periódico Tulsa Star. Con este nivel de inversión, Greenwood pronto tuvo su propio hospital, biblioteca pública y un sistema escolar muy admirado. Había oficinas para abogados y médicos negros, restaurantes y tiendas de lujo.

En 1921, Greenwood era un próspero centro de riqueza negra que era completamente autosuficiente. Un dólar gastado en Greenwood circularía dentro de los negocios propiedad de negros del vecindario al menos 36 veces. El éxito del distrito inspiró al autor negro Booker T. Washington a acuñarlo como "Black Wall Street".

Pero todo esto estaba a punto de cambiar. En la mañana del 30 de mayo de 1921, un joven negro llamado Dick Rowland viajaba en un ascensor operado por una joven blanca llamada Sarah Page. Los relatos de lo que sucedió a continuación varían, pero se cree ampliamente que Rowland accidentalmente entró en contacto con Page, posiblemente al tropezar y caer sobre ella, lo que la hizo gritar.

Un testigo escuchó el grito y llamó a la policía que arrestó a Rowland. Un artículo del Tulsa Tribune afirmaba falsamente que Rowland había agredido a Page. Relatos tremendamente exagerados de lo sucedido circularon entre la comunidad blanca de la ciudad, y algunos incluso sugirieron que había violado a la mujer.

En la mañana del 1 de junio, una turba enfurecida de más de mil justicieros blancos se desencadenó en Tulsa, atacando y disparando a todos los negros que encontraban. La turba blanca saqueó e incendió negocios y hogares. Los residentes negros lucharon valientemente para defender a su comunidad, pero fueron superados en número y no pudieron prevalecer.

Cuando terminó la violencia, se calcula que murieron 300 personas y se quemaron 1.200 casas. La mayoría de los 10.000 residentes negros de Greenwood se quedaron sin hogar y se vieron obligados a vivir en tiendas de campaña. Rowland finalmente fue exonerado, pero un gran jurado compuesto íntegramente por blancos decidió no acusar a ningún residente blanco por la violencia y, en cambio, culpó de todo a los residentes negros.


Reconstrucción: tenemos que saber para crecer

El 30 de mayo, el Día de los Caídos, Dick Rowland se subió a un ascensor. Una niña blanca gritó.

El 31 de mayo comenzó un motín racial.

El 1 de junio, Black Wall Street desapareció.

La rapidez con que sucedió todo nos ayuda a comprender cuán profundamente arraigados estaban el odio y el resentimiento por la excelencia negra.

Y ahora, al llegar a la conmemoración de los 100 años de esta masacre, y reconocer y apoyar el esfuerzo y los movimientos para reconstruir, debemos aprovechar este momento para reflexionar sobre lo siguiente:

• ¿Por qué esta historia y otras similares de la época —el motín de St. Louis Race de 1917, el verano rojo de 1919 y la masacre de Rosewood Race de 1923— no se enseñan en las escuelas y los libros de texto?

• ¿Por qué no conocemos las muchas comunidades negras exitosas que se crearon en los Estados Unidos durante y después de la esclavitud, y por qué no sabemos qué pasó con la mayoría de ellas?

• ¿Por qué no se han pagado reparaciones a los sobrevivientes ni a sus descendientes directos?

Todas estas preguntas tienen una respuesta: supremacía blanca.

Quizás no te guste ese término. Puede que prefiera el racismo estructural, sistémico o institucional. Esas palabras están bien, pero lo que no abordan es quién implementó estas estructuras y quién continúa teniendo el poder que las mantiene en funcionamiento. ¿Quién se beneficia de la estructura del racismo estructural?

Los miembros poderosos de la comunidad blanca crearon el "sistema" de racismo sistémico que asigna un nivel de superioridad a la gente blanca, sin importar su origen económico o educativo.

Los supervivientes de la masacre de Tulsa Race se reunieron en la entrada del recinto ferial el 1 de junio de 1921. Foto de GHI / Universal History Archive / Universal Images Group / Getty Images.

La supremacía blanca está en la raíz de la masacre racial de Tulsa y perpetúa el pensamiento actual que minimiza la importancia de la eliminación de Greenwood y otras comunidades negras exitosas.

Es la razón por la que los africanos esclavizados crearon comunidades marrones.

La cruda comprensión de la supremacía blanca es la razón por la que Pap Singleton abandonó Tennessee y se mudó a Kansas para establecer pueblos totalmente negros. Es por eso que Edward McCabe buscó establecer a Oklahoma como un estado totalmente negro.

Es la razón por la que algunos nacionalistas negros y panafricanistas buscaron regresar a África.

Así que aquí estamos, 100 años después de la quema de Greenwood, y todavía estamos luchando contra la supremacía blanca.

¿Por qué? O lo que es más importante, ¿cuándo pararemos?

Conocer la historia de lo que sucedió en Tulsa en los días posteriores al Día de los Caídos en 1921 es conocer el poder de la supremacía blanca y estar motivado para desmantelarlo.

Comprender la historia y este poder es comprender a los Estados Unidos de América y a nosotros mismos. Cuando hagamos eso, podremos tener un llamado nacional de reparación: reparaciones por esclavitud, por Jim Crow, por linchamientos, por discriminación en la vivienda, por desigualdad educativa, etc. Y por masacres basadas en la raza como Greenwood.


Historiador de Wall Street negro tiene un mensaje inspirador durante el centenario de la masacre de la carrera de Tulsa

Kode Ransom es un guía turístico de la historia de Black Wall Street y propietario de un negocio en la histórica Greenwood Avenue en Tulsa, Oklahoma.

“Siempre que hago recorridos, utilizo a estas personas”, dijo Ransom mientras señalaba un mural dentro de una cafetería de Black Wall Street.

Compartió por qué es importante para él ser un historiador de Black Wall Street.

"Principalmente porque el hecho de que la historia no era tan pública como debería ser", dijo Ransom. “Tuve el privilegio de poder sentarme con algunos de los sobrevivientes y escuchar sus historias y ellos me dieron información. Nunca me lo vendieron. & # 8221

Ransom agregó, & # 8220Las historias que aprendí y me fueron entregadas. Pensé por qué no dárselos a otras personas. & # 8221

En 1921, Black Wall Street era un próspero distrito comercial en Greenwood Avenue en Tulsa. Cubrió más de 35 cuadras de la ciudad con un estimado de 10,000 personas negras viviendo en el área.

Vince Sims Black Wall Street firmar en Tulsa, Oklahoma

"Tenías tus casas", dijo Ransom. “Tenías hoteles. Tenías salones de billar, cafés, salones de baile, hospitales, supermercados. & # 8221

En mayo de 1921, un joven negro fue acusado de agredir a una mujer blanca en un ascensor del centro. Eso provocó la Masacre de Tulsa Race. Envió multitudes de hombres blancos a Black Wall Street, destruyendo el área y matando a cientos de personas negras.

Ransom comparte esa oscura historia, pero también arroja luz sobre el renacimiento después de la destrucción.

& # 8220 El hecho de que reconstruyó y ganó más dinero durante la reconstrucción que antes de la masacre ”, dijo Ransom. “Entonces, trato más de enseñar sobre la capacidad de recuperación de la gente aquí porque esa & # 8217 es la historia que creo que los afroamericanos necesitan escuchar. & # 8221

Historia que conecta a Tito Jackson del famoso grupo de R & ampB The Jackson 5.

Mientras pasaba y compraba en Greenwood Avenue, compartió con el reportero de NBC 5 Vince Sims sobre su tío abuelo, dueño de un negocio en Tulsa.

& # 8220Samuel M. Jackson, era propietario de una funeraria ”, dijo Tito Jackson. “Entonces, enterró a miles de negros durante ese período. & # 8221

Él tiene mucho respeto por esas personas aquí, asegurándose de que la historia, que incluye a sus familiares, no se pierda.

& # 8220La historia afroamericana es especialmente importante para nuestra gente y para mí estar conectado como un miembro de la familia de alguna manera a toda esta situación hace que sea un poco más personal para mí & # 8221 Jackson.

Colección del Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana, Obsequio de Princetta R. Newman S.M. Jackson con sobrinos nietos Jackson 5 de julio de 1972

Ransom hace su parte para intentar que sea personal y relevante para cada visitante con el que comparte.

& # 8220 Me gusta saber que la gente se va con buenas historias sobre este lugar también y no solo el 31 de mayo y el 1 de junio ”, dijo Ransom. “Entonces, la gente conoce el antes, el durante y el después. & # 8221

Es que después dijo que debería servir de inspiración.

"No pasamos por una masacre, así que podemos hacer exactamente lo que ellos hicieron, especialmente con el conocimiento que tenemos", dijo Ransom. “Ese sentido de comunidad, ese sentido del alma, quiero que la gente se vaya con eso. & # 8221


Un siglo después de la masacre de Tulsa, las desigualdades en la infraestructura médica impulsan la brecha de salud

Shalini Ramachandran

Hace cien años, una línea de consultorios de médicos negros en el vecindario de Greenwood fueron incendiados durante la Masacre de Tulsa Race. Después de una breve recuperación, la infraestructura médica de la comunidad negra entró en un largo declive. Nunca se ha recuperado.

La brecha de salud entre el norte de Tulsa, el área dentro de la ciudad donde los residentes negros representan alrededor de un tercio de la comunidad, y casi cualquier otro lugar en Tulsa es grande. Las disparidades suelen ser mayores en comparación con el sur de Tulsa, el área donde aproximadamente el 70% de los residentes son blancos y el 10% son negros.

Los habitantes del norte de Tulsa mueren hasta 13 años antes que sus vecinos del sur, según los datos de salud de Oklahoma recopilados en 2018. Los datos midieron las brechas en la esperanza de vida entre códigos postales.

Las diferencias también se observan en otras ciudades de EE. UU., Según mostró una investigación sobre el tema de la Virginia Commonwealth University.

Los habitantes del norte de Tulsa se enfrentan a una escasez de médicos de atención primaria, según muestran los datos federales, y casi tres cuartas partes de ellos viven en un "desierto de alimentos" con acceso limitado a una tienda de comestibles, productos frescos y opciones de alimentos nutritivos. El distrito tiene las tasas de mortalidad más altas de la ciudad por enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares, diabetes y cáncer, según el Informe de estado de salud del condado de Tulsa.

En el condado de Tulsa en su conjunto, los bebés negros tienen 2.5 veces más probabilidades de morir antes de su primer cumpleaños que los bebés blancos, según muestran los datos estatales de salud.

“La forma en que se siente, ser un Tulsan del Norte, y la forma en que se ha sentido, desde que nuestra comunidad fue destruida con el gran sistema de salud que alguna vez tuvimos, es que la ciudad de Tulsa nunca ha sido un lugar para nosotros, y es un lugar donde tuvimos que conformarnos con las sobras ”, dijo Gregory Robinson, director de Metcares, una organización comunitaria de educación y bienestar. "Los datos realmente lo confirman".

Después de que su vecindario fue quemado hasta los cimientos, la comunidad negra reconstruyó Greenwood con una serie de prósperas prácticas de médicos negros y tiendas de abarrotes que prestaban servicios a la comunidad en las décadas de 1940 y 1950, dicen los residentes mayores.

Más tarde, el gobierno construyó una carretera interestatal a través del vecindario, demolió edificios en nombre de la renovación urbana y utilizó el dominio eminente para forzar la venta de propiedades y negocios negros. Los movimientos destrozaron la comunidad y dispersaron a muchos de sus residentes, empujándolos más al norte.

North Tulsa carece de centros de atención de urgencia, y su hospital más cercano se encuentra en el centro de la ciudad, lo que los residentes consideran fuera de la comunidad, según el director de operaciones del Departamento de Salud de Tulsa, Reggie Ivey, quien creció en North Tulsa y es el primer líder senior negro en el Departamento.

En las últimas décadas, muchos médicos negros han buscado oportunidades en los principales sistemas hospitalarios fuera del vecindario en lugar de dedicarse a la práctica privada, lo que ha contribuido a la escasez de médicos de atención primaria.

“Hace que nuestros residentes demoren en recibir atención porque los recursos no están en la comunidad donde viven”, dijo el Sr. Ivey. "Para cuando buscan atención, para muchos de ellos se convierte en una enfermedad crónica y para algunos de ellos puede ser demasiado tarde".

Mr. Ivey said hospitals that were in other parts of the city never set up satellite branches serving North Tulsa.

In 1920, before the massacre, the Greenwood district was home to roughly 9,000 Black residents, and their medical needs were served by at least 17 doctors and physicians, including the nationally renowned surgeon, Dr. A.C. Jackson.

The neighborhood also had its own hospital and four well-equipped drugstores, according to Mary E. Jones Parrish, a Black typist and journalist who fled the violence with her young daughter but came back to gather eyewitness accounts. At least 10 doctors’ offices were destroyed, she said in her 1922 book, “Events of the Tulsa Disaster.”

Dr. A.C. Jackson, who was killed in the massacre.

Dr. Jackson was shot dead by the mob, after he walked out of his home with his hands held up, Ms. Parrish reported.

Another physician, James M. Key, was “forcibly arrested and taken to a detention camp” on June 1, according to a lawsuit he later filed against the city of Tulsa and its leaders. His property “had been burned to the ground” after the police dropped turpentine bombs from an airplane, according to his suit.

He tallied property losses totaling $13,798, including the destruction of two houses and valuables including a piano—the losses would be around $209,000 in today’s dollars. Dr. Key was “practically out of doors” for a “long time thereafter,” and his health was “seriously impaired,” the lawsuit alleged.

Gospel singer and Grammy Award nominee John P. Kee remembers the stories his father told him about the race massacre and his father’s great uncle, Dr. Key. Though his father’s family largely lived in poverty, the family knew there was a well-to-do family member named “Dr. James” in Tulsa and “he was an educated Black man”—at times resented for changing his last name from “Kee” to the more anglicized “Key,” according to family stories Mr. Kee’s father told him.

After Dr. Key lost everything in Tulsa, he migrated to New Jersey, the family lore goes. Mr. Kee doesn’t know what happened to the doctor’s direct descendants.

Greenwood residents after the massacre had closer access than North Tulsans do today to a hospital, the health department’s Mr. Ivey said.

The American Red Cross, which provided relief efforts after the 1921 massacre, helped set up a full-service hospital in North Tulsa, operated by Black nurses and physicians. It evolved to become Moton Memorial Hospital, named after a president of Tuskegee Institute, Dr. Robert Russa Moton.

The hospital closed in 1967, due in part to funding issues and competition from other hospitals, which after the end of segregation opened their doors to Black patients, residents say. It retained only its outpatient services.

The outpatient center, later renamed Morton Comprehensive Health Services—after a local physician named W.A. Morton—now operates primary-care clinics in North Tulsa but has no emergency room or urgent-care center.

A proposed remodeling and expansion of the Moton Memorial Hospital that was never built.

The old campus of Moton Memorial Hospital in North Tulsa this month. It closed as a full-service hospital in 1967.

A plan proposed in the 1950s to expand and remodel the old hospital never materialized, said Julius Pegues, 86, a lifelong Tulsan whose uncle, a survivor of the massacre, gave him the blueprint for the new hospital when he was 15 years old.

Oklahoma State University Medical Center is the closest full-service hospital to the North Tulsa community, home to about one-fifth of the city’s residents, though Mr. Ivey says North Tulsans consider the OSU hospital to be in downtown, since it is south of Interstate 244.

Another quarter of the city’s population lives in South Tulsa, where there are three general hospitals and another two specialty hospitals for heart disease and psychiatric care.

Between the two neighborhoods is the downtown area, with slightly more than a quarter of Tulsa’s residents, which has two hospitals and two psychiatric hospitals.

“If you break a leg, you have at least a 15-minute drive to get to a hospital,” said Janel Pasley, a longtime resident and advocate through the North Tulsa Community Coalition, an organization focused on community healthcare.

Healthcare inequities are worsened by discrimination in economic and social policies, such as banks’ past practice of avoiding lending in certain areas, and often to lower-income and Black communities, said Derek Chapman, interim director of the Virginia Commonwealth University’s Center on Society and Health, who helped map the life-expectancy gaps across ZIP Codes. “It didn’t happen by chance,” he said.

Life-expectancy gaps like Tulsa’s were found in 20 other communities across the country, from major cities to rural towns, the university’s research found. Dr. Chapman said residents in neighborhoods need access to an emergency room during a heart attack, but to prevent heart attacks, they need safe housing and access to affordable, nutritious food.

The Red Cross Hospital in 1921, set up after the massacre.

North Tulsans, on average, are exposed to a greater number of negative events during childhood, including substance-abuse and mental-health conditions, than South Tulsans, leading to chronic stress and worsened medical conditions in adulthood, according to new data compiled by Dr. Jason Beaman, chair of Oklahoma State University’s psychiatry and behavioral sciences department. The damaging effects of the massacre and racism also reverberates throughout generations, he said.

“Your body teaches itself to stay in that fight or flight mode,” said Dr. Jennifer Hays-Grudo, another psychiatry professor there, “and you see the rates of cancer, heart attacks, strokes” go up.

Susan Savage, the CEO of Morton and a former mayor of Tulsa, said 40% to 50% of Morton’s patients are uninsured. She said the health system has a variety of outreach initiatives for the community, including door-to-door transports and protocols in place to transport those with emergency needs to hospitals to get treatment.

In the decades after the massacre, there were a number of Black primary-care doctors who set up private practices in North Tulsa, older residents say. Among them was Dr. Charles James Bate, who was the first Black physician admitted to the Tulsa County Medical Society professional group, according to his obituary.

Dr. Bobby Woodard helped found the private-practice Westview Medical Center in North Tulsa.

But in the 1980s and 1990s, many private practices began to close their doors, Mr. Ivey of the health department said, as older doctors retired without anyone taking over their practices, and many doctors found it harder to run clinics without being connected to a major hospital system.

Dr. Bobby Woodard, a pharmacist, helped found the private-practice Westview Medical Center, a community clinic, in 1984, hoping to recruit Black physicians to work in North Tulsa. Westview became an incubator for attracting talent, he said, but there still aren’t enough doctors. He and others said North Tulsa is a tough sell for aspiring young, Black physicians in medical school, as many choose opportunities connected with working for a major research institution or hospital system elsewhere.

The dearth of community doctors has heightened the mistrust against the medical establishment, residents and healthcare workers say.

“A lot of African-Americans before would go to their private doctors because they trusted them, and now they are afraid to go to the big clinics because they may see someone new every time, and they have trust issues,” said Darlene Reynolds, a nurse at Morton, whose family has lived in Greenwood for generations.

Ms. Reynolds said she recently saw a patient who made no follow-up visits after a mastectomy. “There was no care coordination, no one sought her out,” she said. She later died, Ms. Reynolds said.

Such mistrust also is a factor in the slower pace of Covid-19 vaccinations among Black residents in North Tulsa. Only 16% of Black North Tulsans have received at least one vaccination dose as of late May, according to Tulsa Health Department data. Roughly 26% of the white residents in North Tulsa have had at least one dose.

Philanthropies, such as the George Kaiser Family Foundation, and the Tulsa Health Department have expanded outreach to the North Tulsa community in the past decade, including opening a community health and wellness center in September 2012. The city and philanthropic groups also have provided backing for a grocery store, Oasis Fresh Market, which opened its doors in North Tulsa this month.

Stephanie Vanterpool, whose mother began working in North Tulsa in the 1960s as a surgical nurse, said before the new store opened, it was common for North Tulsans like herself to drive at least 15 to 20 minutes to reach the nearest full-service grocery store.

For Dr. Runako Whittaker, a pediatrician who works at Westview, parents shopping for groceries at dollar stores—the primary option for groceries in North Tulsa—makes her worry about the increase in childhood obesity and the impact on the health of pregnant women. “I can counsel patients and their families all day long about, ‘Eat healthy, eat healthy,’ but when they are out of my office, where are they going to go to get the healthy snack foods that I talk about?”


Insurance Exclusions Left Black Tulsans Footing the Bill for the Massacre

Jared Council

Loula Williams ran a popular theater and candy store in the Greenwood section of Tulsa, Okla., during the 1910s, making her one of the most prominent businesswomen in the neighborhood.

Williams Dreamland Theatre was doing so well that she started two other theaters near Tulsa, according to newspaper accounts and Charles Christopher, her great-grandson. Together, the three formed the Dreamland Theatrical Co.

Ms. Williams bought insurance for her businesses—though like some in the neighborhood, she was only able to patch together partial coverage through several policies. Even that did her no good when white mobs destroyed Williams Dreamland Theatre, along with most of Greenwood, during the city’s race massacre in 1921.

Ms. Williams suffered an estimated $79,164 in losses, according to lawsuits she later filed, equivalent to $1.2 million today. The three insurance companies to which she paid premiums denied her claims.

The massacre took the lives of dozens of Black residents. It also left behind a devastated neighborhood and many property owners struggling to cover their losses. Ms. Williams was one of at least 70 Greenwood property owners who filed insurance claims after the massacre. After many of their claims were denied, Ms. Williams and others sued the insurance companies and later the city of Tulsa, unsuccessfully.

Loula Williams ran a popular theater and candy store.

Greenwood property and business owners suffered at least $1.5 million in losses in 1921 dollars, according to a 2001 report from a bipartisan commission appointed by the state to study the event. That’s roughly $22 million in today’s dollars, according to the U.S. Bureau of Labor Statistics. The figure likely underestimates total losses, as not everyone had full insurance coverage or went to court.

Ultimately, insurance companies fell back on an exclusionary clause that prevented payouts on many claims. The policies with that clause said insurers wouldn’t be held liable for loss “caused directly or indirectly by invasion, insurrection, riot, civil war or commotion, or military or usurped power.”

Examined alone, riot exclusions weren’t intentionally racist, said Christopher Messer, a sociology professor at Colorado State University-Pueblo who has studied the Tulsa massacre. However, in the early part of the 1900s, insurance companies knew what the outcome would mean for Black property owners when the clause was enforced, due to the prevalence of such attacks, he said.

“These riots didn’t just happen anywhere—they were primarily characterized by white mobs coming into Black neighborhoods and destroying them. It was never the other way around,” he said.

The insurance issues have long cast a shadow over Tulsa. A lawsuit in Oklahoma filed by survivors and descendants of the massacre against the city of Tulsa and other local agencies cites insurers’ refusals to pay claims. Tulsa residents and politicians have questioned how insurance companies classified the event as well as the implications. Descendants of massacre victims wonder how their ancestors’ assets could have benefited their families today had claims been paid.

After the massacre, Ms. Williams is believed to have sold her two theaters outside Greenwood, her family said, and to have used the funds to help rebuild the one in Greenwood. “Maybe those insurance claims could have just gone to rebuilding the Dreamland, and she could have kept the other theaters,” said Danya Bacchus, Ms. Williams’s great-great-granddaughter. “The empire could have continued to grow.”

A view of the Williams Dreamland Theatre on North Greenwood Avenue that was destroyed during the 1921 massacre.

Court records don’t paint a complete picture of how insurers responded to the massacre, researchers say. Some business owners may have had their claims honored, while others may have been unable or unwilling to pursue litigation for denied claims.

Some people filed multiple lawsuits. Of the 96 lawsuits filed against more than 30 insurance companies, 76 were dismissed and the other 20 didn’t have documentation of the outcome, according to records maintained by the Oklahoma Historical Society.

Historians said the records indicate that before the massacre some of Greenwood’s most successful businesspeople had to piece together insurance policies with narrow coverage options that didn’t fully protect the value of their properties. Insurance regulators say having multiple policies on a property wasn’t uncommon for the time.

Ms. Williams suffered an estimated $79,164 in losses, equivalent to $1.2 million today.

Ms. Williams’s Greenwood properties and their contents, including the theater and the building that housed the confectionery, were worth nearly $80,000, according to her lawsuits. Her eight insurance policies through three companies on her various assets only covered $31,700. Ms. Williams reported paying $865.51 in premiums for policies that were in effect during the massacre, but her lawsuits don’t specify whether that was over one year or multiple years.

After nearly a year and a half of litigation, two insurance companies paid Ms. Williams $566.25 in returned premiums, court records show. Her claims were still denied.

One criticism of insurers at the time was that they didn’t conduct their own due diligence and instead relied on a characterization of the Greenwood event that proved to be false: that the destruction resulted from a riot instigated by unruly Black residents.

“It appears that it was convenient to take the words of the newspapers and the people that did it than to investigate and do the right thing,” said Kevin Matthews, an Oklahoma state senator and founder of the state’s 1921 Tulsa Race Massacre Centennial Commission, which formed in 2016 in part to commemorate the tragedy.

Danya Bacchus, great-great-granddaughter of Loula Williams, believes if the insurance claims were paid, it would have helped in the rebuilding of Dreamland.

Using the word “riot” to describe what happened remained a sore spot for Black Tulsans for decades, Mr. Matthews said. It suggests that there was a Black uprising and that Greenwood residents destroyed their own neighborhoods, he said. “Many people in my community still have heartburn with that word ‘riot.’ ”

When Mr. Matthews founded the centennial commission in 2016 it was originally called the “Race Riot” commission, he said. In 2017, Oklahoma passed bipartisan legislation to help fund its work. A year later, he and other leaders decided to change “riot” to “massacre” after constituent feedback, altering how people and historical markers in Greenwood refer to the event today.

Investigations into the event by insurers might not have made a difference in denied claims because the exclusion clauses were so broad, said Mr. Messer of Colorado State, including the words “invasion” and “insurrection.” The era’s racism would have made it easy to justify dismissing claims, no matter the actual reason, he added. “And the city really tried to paint this as an event that was caused by militant Blacks,” he said.

Two insurers that sold policies to Greenwood residents still exist today— Hartford Financial Services Group Inc. and Great American Insurance Group.

Hartford wrote a $1,500 policy for Emma Gurley, who owned multiple Greenwood Avenue properties. Great American wrote a $1,400 policy for a property Hope Watson owned. After denying claims for losses due to the massacre, each company was a defendant in separate lawsuits that were ultimately dismissed.

Each company declined to comment on the lawsuits or riot clauses, citing the difficulty of getting information about policies written decades ago. “Unfortunately, it is extremely difficult to comment on litigation and what coverage may have been available a century ago,” said a spokesman for The Hartford.

Ms. Williams is said to have financed the rebuilding of the Greenwood theater by selling cinemas she owned in other towns.

CNA Financial Corp. and Chubb Ltd. have made acquisitions that could give the two companies control over the policies cited in as many as half of the 96 insurance lawsuits, with 39 for CNA and nine for Chubb. CNA and Chubb declined to comment.

Riot clauses date to at least the late 19th century, likely influenced by the tumult of the Civil War and concerns around labor strife, said Robert Hartwig, an insurance researcher and director of the Center for Risk and Uncertainty Management at the University of South Carolina.

By the 1930s, insurance regulators set out to simplify policy language. The National Association of Insurance Commissioners proposed removing riot exclusions in 1937, according to the proceedings of its annual meeting that year. The proceedings said the riot exclusion wasn’t needed as manufacturers, who risked facing labor riots, were often able to secure coverage against riots by getting endorsements, or riders, at no extra cost. The proceedings also noted that riots rarely resulted in building fires.

Assessing the risk associated with riots paved the way for the industry to eliminate riot clauses, said Mr. Hartwig. Since the 1950s, policies have generally covered multiple perils such as riots and civil unrest, he said, including riots in the 1960s and nationwide protests in 2020.

Scores of businesses and homes were burned during the 1921 Tulsa Race Massacre.

After the Greenwood massacre, some property owners took out loans or mortgaged their land to rebuild. By 1941, there were more than 240 businesses in the section, according to a recent copy of the neighborhood’s application for the National Register of Historic Places.

Ms. Williams’s Dreamland theater doesn’t appear to have ever returned to its prior prosperity, Ms. Williams’s great-granddaughter Jan Elaine Christopher said, citing a 1924 letter she wrote to her son, William Danforth Williams, about the theater’s struggles.

“At first, the whole family was running it,” Ms. Christopher said. “And then after everything happened, it looks like she was just running everything, pretty much by herself. So it was a lot smaller.”

Several of Ms. Williams’s descendants said the trauma of the massacre played a role in her death in 1927 at age 47. Her husband, John Wesley Williams, who owned an auto repair shop in Greenwood, died in 1939. The theater is believed to have been sold after her death, but the family didn’t know any details of a sale. Today, part of the interstate highway sits where it once stood.

A view of the main commercial strip of the Greenwood district after the attacks.

&mdashLeslie Scism contributed to this article.

Escribir a Jared Council at [email protected]

The Tulsa Massacre | 100 Years Later

The Wall Street Journal explores the legacy of the Tulsa Race Massacre and its economic reverberations, piecing together a story of both resilience and loss.


Ver el vídeo: Skoda Scala TSI 110 kW POV Test Drive + Acceleration 0-200 kmh